[vc_row][vc_column][vc_column_text]

AFLOJÁ CON LA SAL

Para reemplazarla, podés utilizar condimentos como pimienta blanca o negra, ajo, mix de hierbas o especias como la mostaza.

Evitá los condimentos industrializados como calditos o polvos para hacer fondos. Tratá de hacerlos siempre caseros y de esa forma vas a ser vos quien controle realmente cuánto sodio le estás poniendo a tu comida.

Para potenciar el sabor natural de los alimentos sin necesidad de agregar sal, optá por esas técnicas de cocción que aportan mayor sabor, como los salteados o braseados.

¿CÓMO TOMAR MÁS AGUA?

  • Botella en mano: hacé el ejercicio de tener siempre una botella sobre el escritorio o en la mochila. Lo ideal es comenzar con una de 750 ml y después pasar a una de un litro. De esta manera vas a poder cuantificar cuánta agua tomaste a lo largo del día.
  • Mejor fría: si te cuesta tomar agua, probá tomándola fría. Es probable que a temperatura ambiente sientas que tiene menos gusto.
  • Optá por la soda: la gasificación no hace mal. Y entre no tomar nada y tomar soda, la segunda opción es mejor.
  • Saborizadas: incorporá rodajas de limón, durazno, pomelo o naranja. También podés diluirla con un té y hacer un ice tea. Estas pequeñas ideas creativas te van a hacer consumir agua de forma continua.
  • 1 infusión + 1 vaso de agua: si sos adicta a infusiones como mate, té o café, tené en cuenta que cada vez que tomás una taza de eso deberías balancearlo tomando un vaso de agua. Si bien las infusiones son un 90 o 95% de agua, son diuréticas.

¿CÓMO REEMPLAZAR EL AZÚCAR?

  • Estevia: no contiene fructosa y lo ideal es que sea la hoja de estevia molida. Si no conseguís, leé bien la lista de ingredientes: hay marcas populares que, si bien en la caja dicen “stevia”, cuando mirás los ingredientes, tienen azúcar.
  • Miel de abeja: es clave elegir una de buena calidad. La miel cruda o la miel manuka son de las mejores, aunque a veces son difíciles de conseguir.
  • Miel de caña: es muy nutritiva, rica en cobre, calcio, selenio, hierro y potasio.
  • Sirope de arroz: no contiene fructosa. Se digiere lentamente, sin generar picos de azúcar en sangre.
  • Puré de banana o de alguna otra fruta: alto en fibra y potasio, es un endulzante natural. Cuanto más madura, más dulce.
  • ATENTI: aunque estos endulzantes son más saludables, no dejan de ser azúcar, con lo cual hay que moderar su consumo. No porque sean saludables podemos abusar.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/minihabitos-3-claves-mejorar-tu-alimentacion-nid2260235